Calorifugados industriales

Calorifugados industriales: ¿Qué son?

Se entienden por calorifugados industriales, aquellas aplicaciones en procesos productivos de la industria destinadas a aislar el calor. Es decir, cuando hablamos de Calorifugados, obviamente tenemos que hablar necesariamente de aislamiento térmico.

Calorifugado 3

El aislamiento térmico trabaja la manera de reducir la transmisión del calor entre dos o más objetos, de manera que podemos lograr básicamente dos objetivos:

1-Lograr que el calor no llegue donde no interesa que llegue.

2-Lograr que el calor se conserve donde interesa que se conserve.

La capacidad de aislamiento térmico de un material se mide por el factor conductividad térmica (K). La baja conductividad térmica es equivalente a la alta capacidad de aislamiento (factor R) y la alta conductividad térmica equivale a una baja capacidad de aislamiento.

Aplicaciones de los calorifugados industriales:

Existen generalmente dos tipos de aplicaciones, las cuales abarcan el mercado mayoritario de estos aislantes térmicos industriales:

1-En la construcción de edificios.

2-En los procesos industriales donde se dan altas temperaturas de trabajo ( hasta 1.200º C).

Nos centraremos en las aplicaciones del segundo tipo (procesos industriales), que hace referencia a aplicaciones en tuberías industriales, recubrimiento de calderas, recubrimiento de hornos industriales y máquinas inyectadoras de fundiciones, etc…

En este ámbito, tanto se busca el factor aislante térmico, como el de la estanqueidad de este calor, para que no se pierda.

Tipos de calorifugados y materiales usados:

Básicamente, podemos encontrar dos tipos de calorifigados, en función de la clase de aplicación:

1-Calorifugado de implementación estática, para aislamiento de elementos de conducción de gases y fluidos.

2-Calorifugados textiles flexibles de fácil reemplazo, para aislamiento de válvulas y maquinaria diversa.

Los primeros están fabricados con fibras minerales y acabados de chapa de aluminio.

Los segundos se fabrican a partir de tejidos ignífugos de vidrio, cerámica, aramida, con acabados exteriores de silicona o poliuretano para alta temperatura.

Existen muchísimas aplicaciones en la industria petroquímica, calderera, fundición, cementera, etc…donde las altas temperaturas que se producen exigen de estos elementos calorifugadores, que suelen ser restituidos con la frecuencia obligatoria, según la aplicación y por tanto, de los materiales que están hechos estos elementos de aislamiento térmico industrial.

En todas estas aplicaciones industriales, siempre se mide el factor “k” (factor que indica la conductividad térmica del material) y el factor  “R” (factor de capacidad de aislamiento). Estos dos factores indicarán en cada aplicación el material que debe usarse para el calorifugado y por tanto, disponer del material preciso que debe implementarse en cada proceso industrial, para garantizar el buen funcionamiento de todos los componentes de dicho proceso.

Obviamente, todas las industrias deben valorar también el factor precio, pues cada material posee unas características en su materia prima que tiene un precio en el mercado. A partir de aquí , cada fabricante decide que exigencias tendría que poseer el material aislante para su proceso productivo y con qué frecuencia va a restituirlo. Esto crea una relación entre tres factores:

1-Factor “K”

2-Factor “R”

3-Factor precio del material del calorifugado.

Cabe señalar también que las materias primas suelen oscilar, a veces significativamente en el mercado, con lo cual, el fabricante siempre tiene que adaptarse a los tres factores antes señalados, según el momento y la situación del mercado, en cuanto al uso de unas materias primas u otras, para el calorifugado a aplicar.

 

Vídeo perteneciente a esta entrada

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*